jueves, 14 de febrero de 2013

me atrevo a añadir que no darse cuenta de esta reflexión, de no sacar conclusiones de hechos irrefutables, supone una lamentable falta de talento


Personalmente me atrevo a añadir que no darse cuenta de esta reflexión, de no sacar conclusiones de hechos irrefutables, supone una lamentable falta de talento, y no precisamente lo catalogo como: “anormal o deficiencia mental”; esos adjetivos y o etiquetas los reserva la gente “Normal”, a unas personas maravillosas que por sus deficiencias manejamos como animales de compañía en el mejor de los casos. Me refiero a gentes “normales, vulgares, mediocres”, que excusan la falta de ética de moral, de honradez, de lo que nos rodea, quizás solo con la esperanza de poder hacer beneficio ellos mismos, por dudosos o similares métodos… …o lo que es peor; por que sus aspiraciones no pasan de ser algún día doberman, capataz, asalariado, etc. De algún individuo inclasificable de estos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada